Primer y último recuerdo

He decidido comenzar un nuevo blog. Creo que las nuevas etapas y circunstancias lo ameritan. Sin embargo, quiero partir el blog con una entrada antigua, que según los post dejados – que si bien, fueron pocos- me llevaron a pensar que el post no estaba malo y que dejo bastante conforme a los lectores. Probablemente, ninguno de los que escribio en esa entrada, vuelva a encontrar el blog y en consecuencia, vuelva a leer esta entrada, por lo mismo, quiero darme un gusto y  volver a publicarla, por la sensación que me produjeron a través de los mensajes dejados, pero por sobre todo, porque es acerca de un tema que me atrae en demasia: el cine.

Crónica: Tony Manero, primera función*

15.38hrs: Aburrido, decido escribir en una pequeña agenda amarilla, mientras espero que empiece -la que dicen- será la película chilena del año.

Pero esto comenzó cuando, luego de salir de clases y tomarme una radiografía, me doy cuenta que tengo tiempo suficiente para venir al Hoyts, tal como lo había estado planeando.

Llegué al cine a eso de las 15.20, la joven de la boletería, a la pregunta -¿Tony Manero a las 16.00?-, me responde: Quedan pocos asientos-… La verdad de las cosas, solo quería un ticket, así que no importaba mucho esa situación. Me entrega los tickets, miro; sala 14, tercer piso. Subo tranquilamente y me dirijo a la sala, entro y no hay nadie .. WTF!. Pense que me había equivocado, hasta que le pregunto (a una niña bastante linda (L)) que qué pasaba, qué por qué estaba vacio, me responde que todo está bien, que la sala estaba vacia porque aun era temprano y que si quería entraba -toda amorosa y linda ella-. Pero mejor decido ir al baño, total, estaba al lado de la sala. Salgo, raudo y veloz y nuevamente me acerco a esta la hermosa joven para preguntarle por los programas (del Sanfic), ella me responde que en informaciones están– o sea primer piso ¬¬ – la verdad, es que no sé que cara habré puesto, pero se ofreció a bajar a buscarlos, le pregunté si no le molestaba, -No, para nada, espérame- respondió sonriendo.

Cerca de cuatro minutos pasaron. Llega y entregándome uno, me dice -toma- (no sé, nuevamente, que cara habré puesto) y le doy las muchaaas gracias.

Entro a la sala, busco la mejor fila y butaca, me siento… deben por lo menos haber seis personas, yo incluido.

15.45hrs: Pasan por lo menos cinco minutos desde que estoy sentado, de golpe, entra mucha gente, la gran mayoría jóvenes de nos más de veinticinco, parece que todos se conocen… un grupo de cuatro se sienta a mi derecha, mientras, a la izquierda, una pareja de treintañeros lee La Tercera, página 51, ni idea lo que dice, una joven mujer adelante, también lee La Tercera, y por lo menos, otro puñado de gente hace lo mismo -¿la habrán estado regalando?- probablemente.

15.53hrs: La sala esta casi llena y sigue entrando gente, se tendrán que sentar en los asientos delanteros o en su defecto, en la popularmente conocida fila de los cacheros. Hay muchos puestos reservados, entra gente y otros ya sentados les hacen gestos, desde lo alto, para que vayan hacia ellos. A todo esto, un alivio… no ya no lo es, justo atrás hay una pareja con un enorme balde, lleno de popcorn, qué desagrado, el olor y el ruido son -a lo menos- molestos, ojalá se les caigan o se los coman rápido, aunque por el bien de los espectadores de más tarde y por la señora que limpia, ojalá suceda lo último.

El tipo de la izquierda dejó de leer el diario en la página 51, lo cambió por el programa del festival -y que posiblemente le haya pasado la bella jov de la entrada- y comenta sus próximas películas a ver.

16.03hrs: Sigue entrando gente, como por puñados, el mal del chileno, la impuntualidad.

16.07hrs: Entró un mar de gente, los asientos de adelante -si, esos planos y en los que uno queda, prácticamente con tortícolis- están, en su mayoría, ocupados. Mientas entra la gente, una mujer, desde la entrada toma cuatro fotos, dos hacia arriba -el flash me dejo viendo manchas por 5 segundos- y dos hacia abajo. Hay bullicio y olor a popshhcornn.

16.10hrs: Apagan las luces, comienza la proyección.

Me di cuenta que hay gran expectación por la película, pero también me di cuenta, que no hay como escribir escuchando Röyksopp.

*Escrito en la sala 14 del Hoyts La Reina, mientras esperaba que comenzará Tony Manero, en su primera exhibición abierta al público, en el marco del festival SANFIC 2008

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: